Comenzamos con nuestra séptima edición

FIDCU 2018 nos encontró pensando acerca de cómo queríamos seguir... incluso planteándonos la posibilidad de hacer una pausa para llevar a cabo esta reflexión. Reflexión en torno a la situación en que hoy se encuentra la comunidad de la danza contemporánea en Uruguay y sobre qué rol debería tener el Festival.

Esta séptima edición nace de preguntas acerca de qué estamos haciendo, qué queremos hacer, en qué queremos incidir, cómo queremos programar, en dónde, cómo podemos capitalizar lo logrado pero sin anquilosar o fijar los acontecimientos en un modelo que ya sabemos que funciona. ¿Cómo programamos sin excluir?, ¿es posible esto? 

 

En este sentido, fuimos revisando nuestros roles y deseos, encontrando así otros perfiles, asociaciones y formatos. Algunos modos se han modificado, este año proponemos darle tiempo a lo no resuelto, y quizás desarrollar desde ahí otras direcciones.  

El festival comienza con un lenguaje escénico de otro orden: una banda de música. Propone una nueva modalidad curatorial a la que llamamos "artista invita artista". La misma consistió en que los artistas que participaron con sus obras en FIDCU 2017 invitaron a los artistas nacionales que presentarán sus obras en esta edición. De este modo se buscó la participación de otras miradas, de otros criterios, de otras sensibilidades y otras estéticas.

Apuntamos aún más a la presentación de procesos de creación, algo que ya veníamos realizando pero que este año toma más fuerza, así como la presentación de obras que para su montaje reúnen artistas nacionales y extranjeros a trabajar en Uruguay como Parquear Bando o Erosión que se montan algunos días previos o durante el festival.

FIDCU 2018 asume con firmeza la importancia de sostener el intercambio con países de la región como Brasil, Chile y Argentina. Además de recibir a varios artistas chilenos,  contamos con la participación de un grupo grande de artistas mujeres brasileñas. Continuamos intercambiando con Portugal y se suma Suecia a la programación.

 

Proponemos un tiempo de festival más pausado, proponemos repensarnos y transformarnos.

Pero también, insertos en esta América Latina tan conmovida políticamente, donde el Sur viene siendo tomado por las oligarquías de manera violenta. Donde artistas como Wagner Shwartz de Brasil han sido censurados, donde la cultura va siendo dejada de lado. Y desde donde pensamos que sí debe haber Fidcu, que sí debe darse el encuentro, éste lleno de preguntas.

Vamos por más FIDCU!!

Paula Giuria - Vera Garat

Curaduría nacional "artista invita artista"


En esta edición del Festival Internacional de Danza Contemporánea de Uruguay la programación de obras nacionales se conformó a través de nueva modalidad curatorial a la que llamamos artista invita artista. Esta modalidad consistió en que los artistas que participaron con sus obras en FIDCU 2017 fueron invitados a realizar la selección y contextualización de obras nacionales 2018. Quienes participaron en este proceso fueron Adriana Belbussi Figueroa, Florencia Martinelli, Carolina Guerra, Julieta Malaneschii, Lucía Bidegain y Luciana Bindritsch.

 

En esta tarea en conjunto las propuestas fueron eclécticas y diversas, y se reflexionaron criterios de selección. Por distintas razones se propusieron diferentes obras y se manifestaron variables que entran en juego en las decisiones curatoriales. Algunas de las curadoras propusieron textos para compartir sus miradas sobre este proceso.

“Me gustaría mucho que vieran “Encuentros sobre el amor #“ de Marcos Ramírez Harriague una creación  que surge de una investigación en la que se involucraron muchas personas en varias residencias artísticas indagando acerca del amor, el desamor y los modelos de pareja https://vimeo.com/229785554"

Adriana Belbussi Figueroa

 

​"Conformamos la selección de programación nacional  del festival con un conjunto de obras que de alguna manera consideramos representan muy bien nuestra escena local. Intentamos que en esta selección participen artistas de diferentes generaciones, de diversos modos de trabajo y con propuestas diversas. Asimismo nos topamos con límites como presupuesto, disponibilidad de salas, etc., que nos obligaron a  dejar propuestas que nos interesaban y considerábamos, también, podían representar muy bien la escena local fuera de la programación. Son muchas variables las que se cruzan a la hora de elegir y estamos muy contentas con el conjunto de obras seleccionadas."

Lucía Bidegain

“Los criterios para proponer / nuestro contexto como danza uruguaya / ¿danza nacional? /  la curaduría es subjetiva / diálogo con el contexto / ¿qué es el contexto? / modos de producción / gestión / autogestión / recursos / teatros / calle / ¿adentro / afuera? / diferentes focos sobre los cuales pensar / ¿qué es un festival? / ¿qué razones nos impulsan a proponer obras? / artista invita artista / ¿quiénes?”

Julieta Malaneschii

 

“Reunirnos a pensar entre varios una posible curaduría de artistas y/o obras locales me levantó algunas preguntas. No pude pensar un artista u obra solamente, inmediatamente se me abrieron racimos de artistas y de obras posibles.

Estos racimos los pensé fundamentalmente así:

Obras que vi a lo largo de año. Este criterio no me dejaba conforme, pensé otro; proyectos, obras, que si bien no ví, intuyo por su ser y su contexto de creación que se conciben como un estado de encuentro; y el tercer criterio fue obras o proyectos que están ahora en estado de acción, o sea la sustentabilidad de los proyectos creativos.”

Florencia Martinelli

 

“Quiero destacar que si bien a simple vista el hecho de que fidcu nos proponga a nosotras que hagamos la curaduría de forma colectiva podría parecer algo secundario, es en realidad

una acción que contiene muchas cuestiones y decisiones (conscientes o no) políticas. Entiendo esto como una acción des-jerarquizante de los espacios que históricamente se pueden asociar a la concentración de Poder en un festival: La curaduría.

Esta decisión, la organización del fidcu puede haberla llevado adelante por diferentes razones que desconozco, pero su efecto es de verdad político y considero que nos acerca a modos de producir y gestionar que son mucho más alegres, teniendo en cuenta que la alienación emocional y mental en que vivimos hoy en día es tan fuerte, y que por eso es tan difícil hacer cosas juntas.  

El fidcu propone como frase característica desde sus inicios que "el arte es un estado de encuentro", y en ésta acción llevó esa frase a la práctica, invitándonos a este encuentro de miradas y subjetividades variopintas.

Y es desde esta variedad de subjetividades puestas en común, en acuerdo, que surge la programación de obras nacionales que podrán disfrutar en este Fidcu 2018.”

Carolina Guerra

 

Son Obras programadas:
Naturaleza muerta / Erika del Pino, Juan Miguel Ibarlucea y Melisa García 
Al Alimón / Lucia Yañez y Paula Giuria
Encuentro sobre el amor #06 / Marcos Ramirez Harriague 
Sabremos bombear / Alexandra Galcerán

​Brindis de apertura + Mux: Domingo 6 de Mayo a las 19:30hs en el Auditorio Nacional del SODRE, Dra. Adela Reta